Impuesto sobre casas de lujo

¿Qué es el Impuesto Solidario?

Es un impuesto anual que se pagar los dueños de casas cuya construcción este valorada en mas de 100 millones de colones.

Por ley, la recaudación debe ser destinada íntegramente al programa de Viviendas Sociales, es decir a construir casas básicas para las personas que viven en condiciones de pobreza extrema.

¿Para quién aplica este impuesto?

Primero debemos aclarar que todo propietario de bienes inmuebles debe declarar para este impuesto, aunque no le corresponda pagarlo.

Los siguientes son los parámetros que determinan la calificación:

  1. El Impuesto Solidario aplica solo a inmuebles de uso habitacional con construcciones valoradas en más de 100 millones de colones. (Solo de construcción, sin contar aún el precio del terreno). Sin embargo, quienes llenen este primer requisito, si deberán sumar luego el valor del terreno al hacer el cálculo del impuesto. Por ejemplo, un inmueble de ¢150 millones (aplica para el impuesto) construidos sobre en un terreno de ¢50 millones, cuenta al final como una propiedad de ¢200 millones a la hora del cálculo. En cambio, una casa de ¢90 millones en un lote de ¢110 millones, queda exenta (ya que lo construido es menor a ¢100 millones), aunque su valor total sea también ¢200 millones.
  2. El inmueble debe estar destinado a uso residencial, ya sea habitual, temporal o de recreo, incluidos también los hoteles y otros servicios de hospedaje. Las construcciones que excedan los ¢100 millones, pero sean utilizadas para la agricultura, comercio, industria u otro uso no habitacional, están exentas. En tanto, los dueños de condominios al calcular el valor del terreno, deberán también determinar su % de posesión de las áreas comunes (llamado “Porcentaje de Medida), estando exentas las áreas comunes que sean de uso comercial.
  3. En caso de calificar, el impuesto final se define en base a una tasa progresiva según el avalúo total de la propiedad (la construcción + el terreno), comenzando con una tasa de 0,25% hasta los ¢ 250 millones y subiendo 0,05% por cada ¢250 millones adicionales, hasta llegar a una tasa máxima de 0,55% para la porción de la propiedad valorada que supera los 1.500 millones de colones.

Por ejemplo, una casa de ¢375 millones paga un 0.25% por los primeros ¢250 M (¢625.000) y un 0.30% por los ¢125 M excedentes (¢375.000), dando un total a pagar de ¢1 millón.

¿Cómo se hace la declaración?

El cálculo será realizado directamente por el propietario o su asesor en base a los lineamientos establecidos en la ley y usando de referentes el Manual de Tipologías Constructivas y las Matrices de Zonas Homogéneas.

Aunque pueda ser tentador, no se recomienda manipular el avalúo pues las sanciones serán muy fuertes y se podría terminar pagando hasta 10 veces más en multas además de lo dejado de pagar. El control promete ser muy estricto, fortalecido por nuevas alianzas que entre Tributación, el Registro Público y las Municipalidades, que compartirán toda información sobre avalúos, actualizaciones, ventas o hipotecas, con un control cruzado para evitar la defraudación, haciendo la actualización del valor del inmueble automática tanto para el Impuesto Solidario como para el de Bienes Inmuebles.

La declaración se debe actualizar cada 3 años. Si el propietario no presenta dicha actualización, Tributación se encargará de realizarla y cobrar el impuesto de acuerdo a su propia estimación. En caso de venta del inmueble por un valor superior al antes registrado, el avalúo se actualizará automáticamente.

¿El Impuesto Solidario es deducible del Impuesto sobre la Renta?

Lamentablemente no solo no es deducible, sino que además sus plazos de pago son casi simultáneos. (Fines de Diciembre e inicios de Enero)